LA MÁSCARA EXTRANJERA

por El Responsable

Only the dramatic mind wincing under the strain of outer evil thus projects itself instinctively into figures which must utter wholly the derangement that is partly its own.

Pessoa, sobre Shakespeare; en Páginas sobre literatura e estética; Publicaçôes Europa-América; pg. 112.

“El propio Pessoa fecha en septiembre de 1908 [a los 20 años] el momento en que deja de escribir exclusivamente en inglés para hacerlo en portugués. No cabe duda de que el principal motivo de este repentino cambio es político. Tras dos años de permanencia en ese país donde se sentía aún medio extranjero, le invade un intenso sentimiento patriótico.

[…] Lo que es seguro es que entre los ocho y los nueve años domina completamente el inglés, que será, durante diez años, su lengua de trabajo intelectual y de creación literaria.

Mucho se ha dicho acerca del papel del bilingüismo en la génesis de su obra. Jorge de Sena sostiene que durante toda su vida Pessoa pensó en inglés y escribió en portugués; ése sería el secreto de su estilo inimitable, tanto en verso como en prosa. Otros defienden casi lo contrario: el portugués, lengua materna, en sentido estricto, le resultaba más natural que el inglés, lengua adquirida, de la cual tenía una práctica sobre todo libresca y que hablaba y escribía, según su antiguo condiscípulo Ormond, casi demasiado bien, con un estilo académico. Jennings resume su opinión con una frase tajante: Para Pessoa, el inglés era la lengua del intelecto, y el portugués, la lengua del corazón. El propio Pessoa, mucho más tarde, haciendo el elogio de Babel y del bilinguismo, propondrá otro reparto en su profecía del Quinto Imperio, que será el reino de la cultura: Se utilizará el inglés como lengua científica y general, y el portugués como lengua literaria y particular. Para aprender, se leerá en inglés; para sentir, en portugués. Para enseñar se hablará en inglés; para expresarse, en portugués.

Todos estos juicios, incluido el suyo, no agotan el tema, que por el momento apenas ha sido tratado por los especialistas. Tiendo a pensar que el uso del inglés, en una obra donde predomina el portugués, crea una distancia análoga a la que establecen los heterónimos entre el poeta y el propio Pessoa: se pueden leer Antínoo y los Sonetos como poemas de un cuarto gran heterónimo, cuya máscara no es un nombre sino una lengua. Conviene añadir sin embargo que ambas lenguas le son igualmente consustanciales, hasta el punto de que a veces, escribiendo sus borradores en prosa, pasa de una a otra, sin advertirlo.”

Extraño extranjero. Una biografía de Fernando Pessoa; de Robert Bréchon; Alianza, 1999; pgs. 104-105, 50-51.

entroido

Anuncios