MISTERIOSO CALLAR

por El Responsable

En la interior bodega

de mi amado bebí, y cuando salía

por toda aquesta vega,

ya cosa no sabía

y el ganado perdí que antes seguía.

Canción 26 del Cántico espiritual de San Juan de la Cruz; en sus Obras completas; BAC, 2009; pg. 842.

Celebrando misa en la capilla de san Nicolás, fue conmovido por un maravilloso cambio y después nunca escribió ni dictó nada. Es más, retiró todos los instrumentos de escribir. Estaba escribiendo en la tercera parte de la Suma el tratado de la penitencia. Viendo fray Reginaldo que el Maestro había cesado de escribir, le dijo: ‘Padre, ¿por qué dejas una obra tan grande que redundaría en alabanza a Dios y sería para luz del mundo?’ A lo que respondió el Maestro: ‘Reginaldo, no puedo’. Temiendo fray Reginaldo que el mucho estudio le hubiera debilitado la mente, le insistía siempre para que continuase escribiendo. Y fray Tomás le respondía: ‘Reginaldo, no puedo, porque todo lo que he escrito me parece paja’.

Fray Reginaldo continuaba insistiendo para que le explicara el motivo de que estuviera abstraído, sin darse cuenta de lo que le rodeaba y, tan absorto, que no quería ni escribir. Después de mucho insistir, santo Tomás le respondió:

‘Yo te conjuro por Dios omnipotente y por la fe que profesáis para con nuestra Orden y por la caridad que te une a mí, que lo que te voy a decir no lo digas a nadie mientras viva’. Y añadió para sí: ‘Todo lo que he escrito me parece paja respecto de lo que he visto y me ha sido revelado’.

Santo Tomás de Aquino. Su vida, su obra y su época, de Eudaldo Forment; BAC, 2009; pgs. 600-601.

'Santo Tomás de Aquino', de Bartolomé Esteban Murillo (1650)

‘Santo Tomás de Aquino’, de Bartolomé Esteban Murillo (1650)

Anuncios