MYSTERION-SACRAMENTUM (LA TAREA MÁS URGENTE)

por El Responsable

Devolvamos a la noche la positividad que le niega nuestra astronomía insuficiente.
Nuestra más urgente tarea es la de reconstruir el misterio del mundo.

Escolios a un texto implícito, de Nicolás Gómez Dávila; Atalanta, 2009; pg. 511.

“Que no me hallo cosa más a propósito para declarar algunas de espíritu que esto de agua; y es -como sé poco y el ingenio no ayuda y soy tan amiga de este elemento- que le he mirado con más advertencia que otras cosas, que en todas las que crió tan gran Dios, tan sabio, deve haver hartos secretos de que nos podemos aprovechar, y ansí lo hacen los que lo entienden; aunque creo que en cada cosita que Dios crió hay más de lo que se entiende, aunque sea una hormiguita.”

Moradas del castillo interior, de Santa Teresa de Jesús (Cuartas Moradas, capítulo 2, 2); en Obras completas; BAC, 2006; pgs. 499-500.

“En el jardín. Nublado, pero cálido. En el camino central las hormigas han construido por la noche una red de tráfico. Tres vías subterráneas desembocan en la superficie, atraviesan el camino y vuelven a hundirse en la tierra. En parte están techadas. Hay en ellas mucho movimiento.

[…] ¿Acaso soñarán en sus cuartos y también, cuando estén allí, unas al lado de las otras, intercambiarán con las antenas recuerdos, semejantes o superiores a nuestros pensamientos? Estoy convencido de ello. En cualquier caso tiene que haber una comunidad. De lo contrario, tal disposición sería imposible; crece de noche, como el palacio de Aladino. Instinto es una palabra demasiado económica para ello.”

Escrito por Ernst Jünger en su casa de Wilfligen, el 19 de agosto de 1987; en Pasados los setenta IV; Tusquets, 2011; pg. 182.

junger

Advertisements