FRONTERAS

por El Responsable

“Siguieron cabalgando. Cabalgaban como hombres investidos de un propósito cuyos orígenes eran anteriores a ellos, como legatarios de sangre de un orden a la vez imperativo y remoto. Pues, aunque cada uno de esos hombres era distinto a cualquier otro, unidos eran algo que nunca había existido y en esa alma comunitaria había yermos casi tan inimaginables como las regiones en blanco de los viejos mapas donde los monstruos están y donde nada hay del mundo conocido salvo vientos conjeturales.”

Blood Meridian or the Evening Redness in the West, de Cormac McCarthy; Vintage International, 2010; pg. 158 [traducción propia].

Advertisements