LA SORTIE DU TUNNEL

por El Responsable

…que la auténtica divinidad de la Edad Media, el corazón vivo de su devoción, no es el Padre, ni siquiera Jesucristo; es la Virgen María. También tú experimentarás eso en Rocamadour…

[…] A la mañana siguiente, después de haber metido las cosas en el coche, después de haber pagado el hotel, volví a la capilla de Nuestra Señora, que se encontraba desierta. La Virgen esperaba en la sombra, tranquila e inmutable. Poseía el señorío, poseía el poder, pero poco a poco sentí que perdía el contacto, que se alejaba en el espacio y en los siglos mientras yo me hundía en mi banco, encogido, limitado. Al cabo de media hora me puse en pie, definitivamente abandonado por el Espíritu, reducido a mi cuerpo deteriorado, corruptible, y volví a bajar tristemente los escalones en dirección al aparcamiento.”

Soumission, de Michel Houellebecq; Flammarion, 2015; pgs. 162, 170 [traducción propia].

Rocamadour_fda

Advertisements