CRÓNICAS DE LOS PUERTOS GRISES

por El Responsable

“De no rezar por la reina [Isabel II] fueron acusadas las comunidades de franciscanos de Montefaro, donde se hacían maquinaciones, conciliábulos ocultos y “oraciones inusitadas” (AHN, Cons., leg. 12.080 n.147. Fray Alberto Campana a Gracia y Justicia. Ferrol, 16 de septiembre y 10 de diciembre de 1834).”

La Exclaustración, de Manuel Revuelta González; CEU Ediciones, 2010; pg. 173.

 

Tres años más tarde, en 1837, los franciscanos abandonan el monasterio de Santa Catalina de Montefaro, a causa de la desamortización de Mendizábal. En 1849, el vecino de La Coruña, don Domingo Calvo, lo compra al estado por 250.000 reales. Pocos años después, por razones desconocidas, vuelve a poder estatal. En 1904 se aprueba el proyecto de reconstrucción del edificio, para uso militar.

Actualmente, se encuentra cedido su uso al ayuntamiento de Ares. En él realizan actividades un club de tiro con arco, una asociación de amigos del caballo y otra asociación de amigos del medio ambiente.

941437_379138108857425_1631952851_n