LA IZQUIERDA ESTUPENDA

por El Responsable

Izquierda estupenda era la expresión que utilizaba Roi, buen conmilitón mío en el BNG y la UPG, para referirse a la progresía; abandonó ambas organizaciones poco tiempo después de hacerlo yo, a pesar de tener una carrera asegurada en la política gallega, auspiciada por los más altos jerarcas del nacionalismo institucionalizado.

“El sexo era uno de los juguetes preferidos, las llamadas perversiones un refinamiento exquisito (un ilustre escultor brindaba a sus invitados el deleite de ver defecar a su bellísima compañera, en cuclillas, en mitad de la sala) […] Izquierdismo y pornografía, al ser objeto ambos de la represión franquista, iban hermanados […]. Asistíamos a un burdo espectáculo porno en una cutre taberna del puerto de Hamburgo o a un sofisticado striptease del Crazy Horse como si participáramos en un acto revolucionario. Y poco faltaba para que, al meterse en el coño la putita portuaria el último objeto que le venía a mano (en una ocasión fueron las gafas de mi padre, lo que a él le enfadó mucho y a nosotros nos provocó un ataque de risa desaforada) o al desprenderse una de las mujeres más bellas del mundo de la última prenda de ropa, nos pusiéramos en pie y entonáramos La Internacional.”

De las memorias de Esther Tusquets, Confesiones de una vieja dama indigna, citada por Pío Moa en La transición de cristal; LibrosLibres, 2010; pg. 81.

91o6T+e4gLL

 

Advertisements