EL TRABAJADOR CATÓLICO

por El Responsable

“Cierto es que para establecer la medida del salario con justicia hay que considerar muchas razones; pero, generalmente, tengan presente los ricos y los patronos que oprimir para su lucro a los necesitados y a los desvalidos y buscar su ganancia en la pobreza ajena no lo permiten ni las leyes divinas ni las humanas. Y defraudar a alguien en el salario debido es un gran crimen, que llama a voces las iras vengadoras del cielo. He aquí que el salario de los obreros… que fue defraudado por vosotros, clama; y el clamor de ellos ha llegado a los oídos del Dios de los ejércitos. [Epístola de Santiago 5, 4]

Por último, han de evitar cuidadosamente los ricos perjudicar en lo más mínimo los intereses de los proletarios ni con violencias, ni con engaños, ni con artilugios usurarios; tanto más cuanto que no están suficientemente preparados contra la injusticia y el atropello, y, por eso mismo, mientras más débil sea su economía, tanto más debe considerarse sagrada.”

Encíclica Rerum Novarum, de Su Santidad León XIII (15 de mayo de 1891), parágrafo 15.

Dorothy Day, poco antes de ser arrestada por manifestarse en apoyo de los trabajadores de la uva de California; tenía 75 años

Dorothy Day, poco antes de ser arrestada por manifestarse en apoyo de los trabajadores de la uva de California; tenía 75 años

Anuncios