EL EREMITA

por El Responsable

Tras cada puerta
de la casa antigua
siete puertas más se ofrecen.

Tras cada trinchera
del eterno combate
otras siete trincheras obligan.

¿Cómo es posible el sosiego silencioso del eremita?

Algunos dicen que ha alcanzado la paz.
Pero, en este mundo, no se le ha prometido la paz, sino la espada.
Taciturno, entonces, porque está comprometido en más trincheras de las que puede recordar.
Combate fieramente mil batallas calladas,
confiando en los misterios estudiados
tras las puertas entornadas.

Y las llagas apenas se revelan
en un leve espasmo de los párpados.

7 de mayo de 2014

Kurosawa

Advertisements